Miembros Del Equipo

Para lograr las imágenes de la ballena azul humana, un grupo de comunicadores y científicos trabajó arriba y debajo del agua, desde el alba hasta el crepúsculo. Juntos emprendieron la formación de la silueta de la ballena en la superficie, un grupo realizó audiograbaciones de testimonios de algunas de las participantes y otros filmaron y fotografiaron todo el ritual. Estas son las personas que lo hicieron posible.

Patricio Robles Gil

Vivo en una de las ciudades más grandes del mundo donde no es fácil encontrar paz y tranquilidad. Ese es uno de los motivos por los que continuamente me escapo a la naturaleza, lejos de la civilización, para apaciguar mi espíritu. Dos semanas antes de la creación de la ballena azul humana, estaba fotografiando jaguares silvestres en el pantanal brasileño. Por primera vez en mi vida me pasé 90 días en un lugar remoto con uno de los emblemas más carismáticos de la naturaleza. Durante ese tiempo, tuve 125 encuentros con este gran depredador, algunos de ellos muy íntimos, como los que sólo había soñado. Regresé pensando que mi vida estaba completa.

Entonces ocurrió lo inesperado: el día que llevamos a cabo la emocionante ceremonia en pro de la ballena azul, sentí miedo, había muchos temas delicados, pero la belleza y el espíritu de las 59 mujeres comprometidas me dieron una importante lección, fue su entusiasmo y confianza una verdadera inspiración.

Después de haber concluido la última sesión fotográfica, me subí a una pequeña lancha y me acerqué a las participantes que todavía estaban en el agua celebrando con jubilo. Les di las gracias a todas por esta experiencia y les dije que me sentía realizado …esta vez fue diferente. Desde entonces, he encontrado una paz y un sentido más duraderos en mi vida..

www.patricioroblesgil.com

Roberto Chávez

He tenido mucha suerte en haber podido explorar y trabajar debajo de las aguas de México desde mi adolescencia. Cuando conocí a Patricio y me explicó lo que hace hoy en día después de tantos años de producir imágenes para la conservación de la naturaleza, me sentí atraído por su obra Los rituales del reencuentro y de inmediato le dejé saber mi interés en participar. Para mí, las ballenas azules siempre fueron intrigantes y fascinantes. Las he visto en casi todos mis viajes a las aguas de Pacifico norte mexicano. No obstante, 59 mujeres desnudas agarrándose unas a otras de los pies para formar la silueta de una ballena azul no se compara con nada que yo haya visto o intentado captar con mi cámara. Para mí, hay un “antes” y “después” de este esfuerzo de conservación, hecho posible por estas valientes mujeres gritándonos con sus cuerpos.

www.robertocharce.smugmug.com

Octavio Aburto

Llevo más de dos décadas viajando a lo largo del golfo de California buceando con tiburones, con enormes bancos de peces, y dentro de inmensos bosques de algas, pero nada se compara con el tamaño impresionante de la ballena azul. Cuando me invitaron a unirme al proyecto de la Ballena Azul Humana, nunca pensé que algo pudiese competir con la grandiosidad de un encuentro tal, pero estaba equivocado. Me ha conmovido profundamente la valentía de 59 mujeres quienes posaron ante el lente de varias cámaras para dejar un mensaje acerca de la amenaza presentada por el hombre para la especie más grande que jamás ha existido sobre la tierra.

www.octavioaburto.com

Jaime Rojo

Podría escribir durante horas acerca del reto y el regocijo que fue mi papel en este ejercicio maravilloso, pero no lo haré. Pienso que la mayoría de ustedes podrán imaginarse cuán difícil fue intentar dirigir a un grupo de cincuenta-y-pico mujeres, flotando desnudas en el agua, con un megáfono, usando números para referirme a las diferentes partes anatómicas de una ballena, y bailando con las juguetonas mareas y corrientes. De repente, desapareció el caos y una ballena humana flotaba frente a mis ojos. Durante más o menos un minuto, hubo silencio…cada mujer flotaba inmóvil, manos y pies entrelazados en la forma milenaria de la ballena azul, mi voz en el megáfono sólo un recuerdo en los escarpados acantilados de la isla. Fue un momento mágico que nunca nadie me quitará ni le quitará a estas mujeres, quienes estoy seguro lo sintieron tan profundamente como yo.

Sin embargo, la verdadera revelación fue cuando tuve la oportunidad de entrevistar a algunas de las mujeres en un escenario más íntimo. Me sentí muy conmovido por la búsqueda de liberación de algunas de las mujeres mayores; por el sentimiento de unión para proteger la ballena azul de las más jóvenes; por los vivos recuerdos de la primera vez que avistaron una ballena; o por la fuerza primigenia de su rebelión contra nuestra sociedad dominada por los hombres.

No me parece fácil transmitir a través de la palabra escrita la profunda impresión que las emociones humanas pueden dejar en nuestras mentes, y así, quisiera agradecer a todas estas mujeres la lección que me dieron esa tarde.

Que sus pasiones y sus cuerpos hablen fuerte en pro de la conservación de la ballena azul.

www.jaime-rojo.com

Carlos Sanchez

Desde mi primer encuentro con Carlos Sánchez, él pensó que la ballena azul humana era factible. Su apoyo, entusiasmo y profundo conocimiento de la región y su biodiversidad fue decisivo en la evaluación de las locaciones para la sesión fotográfica, y su participación en la logística de ese día logró que todas y todos sintieramos confianza.

Neil Ever Osborne

Oí hablar por primera vez del proyecto de la Ballena Azul Humana hace casi un año cuando la casualidad colocó a Patricio y a mí en la misma mesa en una conferencia en México. En ese entonces no lo conocía aparte de su obra fotográfica, la cual admiraba. Durante la comida, le pregunté a Patricio qué tenía en mente. Una hora más tarde, compartió su visión especial de Los rituales del reencuentro y algunos detalles de lo que sería la producción de la Ballena Azul Humana. Fue fácil ese mismo día comprometerme a ayudarlo.

Siempre he creído en el poder de la fotografía, pero lo que ahora me queda aún más claro es cuán efectiva puede ser cuando artistas encuentran formas innovadoras de compartir el mensaje detrás de la imagen. Agradezco haber asumido el reto de armar la presentación de este proyecto para llevarlo a públicos más amplios.

www.neileverosborne.com