Ballena Azul – Galería 1

Si bien hace 50 años que la ballena azul está protegida, su ritmo de recuperación sigue siendo lento debido al efecto de la caza de ballenas, de modo que permanece en la Lista Roja de especies amenazadas de la UICN (UICN, 2010).

Las ballenas azules del Pacífico nororiental son la única población que aparentemente muestra señales de crecimiento. Sin embargo, existe una preocupación debido al creciente número de informes de barcos que chocan contra las ballenas frente a las costas de California, lugar donde la mayoría de ellas se alimentan durante el verano-otoño. Unas 300 de estas ballenas azules migran hacia el sur al golfo de California, donde permanecen durante parte del invierno y la primavera. Aunque se sabe que las ballenas ayunan durante los meses invernales, estas ballenas azules siguen alimentándose activamente y a menudo podemos ver a las hembras amamantando a sus ballenatos, sobre todo a lo largo de la zona costera entre las ciudades de Loreto y La Paz.

En fotografías, las ballenas azules se reconocen gracias a los dibujos dorsales creados por su pigmentación natural. Con esta técnica, se han rastreado ballenas azules individuales durante los últimos 20 años, y ahora se está obteniendo valiosa información sobre parámetros poblacionales como índices de supervivencia, intervalos entre partos y estimaciones de abundancia. Varias de estas ballenas, sobre todo las hembras sexualmente maduras, se ven en la misma zona casi todos los inviernos, lo que también indica una preferencia por ciertas zonas del golfo de California. Asimismo, estos hábitats se ven amenazados por proyectos de desarrollos costeros como centros turísticos y puertos deportivos, los cuales inevitablemente generarán más tráfico marino, ruido subacuático y otras perturbaciones del hábitat utilizado por esta población. Para monitorear futuros cambios en el hábitat del golfo de California, actualmente se realiza un estudio sobre comportamiento y movimiento a nivel individual para evaluar sus actividades cotidianas, los usos del hábitat y su interacción con barcos para el avistamiento de ballenas.

La información que se recopile antes y durante estos cambios ayudará a formular reglamentos adecuados para el plan de gestión de las especies en este hábitat crítico.

Texto por Diane Gendron.

Escucha Diane Gendron hablar de su investigación sobre las ballenas azul aquí.